top of page

Jocelyn Bell Burnell

En el vasto lienzo del espacio y las estrellas, hay personas cuyas vidas se convierten en relatos asombrosos de exploración y descubrimiento. Uno de esos relatos fascinantes es el de Jocelyn Bell Burnell, una figura destacada en la exploración del espacio que desafió las convenciones y dejó una huella imborrable en la historia de la astronomía.

Acompáñanos en un viaje hacia el corazón de la galaxia y descubre la vida y el legado de Jocelyn Bell Burnell, una científica audaz que desentrañó los secretos del universo al identificar uno de sus fenómenos más enigmáticos: los púlsares. Su historia es un testimonio de resiliencia, pasión y determinación que ha inspirado a innumerables personas.

Jocelyn-Bell-Burnell-870x870-780x780.jpg
Foto de Jocelyn Bell durante su etapa doctoral. Crédito: https://www.astromia.com/biografias/susanbell.htm

¿Cómo fue la infancia y la educación de Jocelyn Bell Burnell?

Jocelyn Bell Burnell nació el 15 de julio de 1943, en Belfast, Irlanda del Norte. Desde temprana edad, demostró un profundo interés por el cielo estrellado. En su infancia, solía observar las estrellas con su padre, quien fomentó su curiosidad por el cosmos. Este temprano amor por la astronomía la llevó a estudiar Física en la Universidad de Glasgow, donde comenzó a forjar su camino en la ciencia.

Después de completar su licenciatura en Física en Glasgow, Jocelyn Bell Burnell se embarcó en una destacada carrera académica. En 1965, mientras trabajaba como estudiante de posgrado en la Universidad de Cambridge, fue parte del equipo que hizo uno de los descubrimientos más importantes en la historia de la astronomía.

Tras su sorprendente descubrimiento de los púlsares, Jocelyn Bell Burnell continuó trabajando en el campo de la astronomía. A lo largo de su carrera, ocupó diversos cargos académicos y de investigación en instituciones prestigiosas. Sus contribuciones posteriores incluyeron investigaciones sobre la estructura de la Vía Láctea y la formación de estrellas.

En la década de 1960, cuando Jocelyn Bell Burnell y su equipo hicieron su descubrimiento, la astronomía estaba experimentando una revolución. Su trabajo tuvo lugar en un momento en que la humanidad estaba expandiendo su comprensión del universo y buscando respuestas a preguntas fundamentales sobre la naturaleza de las estrellas y el espacio.

Su mayor descubrimiento: los púlsares

El 28 de noviembre de 1967, mientras analizaba datos de un radiotelescopio en Cambridge, Jocelyn Bell Burnell notó una señal regular pero inusual que se repetía cada 1.3 segundos. Esta señal se reveló como el primer púlsar conocido, una estrella de neutrones altamente magnetizada que emite radiación de radio.

 

Foto de Jocelyn Bell con el púlsar descubierto. Crédito: courtesy of the Cavendish Laboratory.

Este hallazgo fue un avance revolucionario en la comprensión de las estrellas y la astrofísica.

El descubrimiento de los púlsares le valió a Jocelyn Bell Burnell el reconocimiento internacional.  A pesar de que no recibió el Premio Nobel por este logro (aunque su director sí lo hizo), su contribución fue ampliamente celebrada y la llevó a recibir numerosos honores y premios a lo largo de su carrera.

Jocelyn Bell: pionera de la astronomía y del descubrimiento de los púlsares

Nuestro radiotelescopio en honor a Jocelyn Bell Burnell

El radiotelescopio de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) lleva el nombre de Jocelyn Bell Burnell en honor a su destacada contribución al campo de la astronomía y su papel fundamental en el descubrimiento de los púlsares. La elección de su nombre para este instrumento científico simboliza el reconocimiento a la labor de una científica que desafiando barreras de género, realizó un hallazgo que transformó nuestra comprensión del universo. Jocelyn Bell Burnell no solo dejó una huella indeleble en la astronomía, sino que también se convirtió en un símbolo de inspiración para las generaciones futuras, particularmente para las mujeres que buscan destacar en campos científicos. A través de la denominación del radiotelescopio en su honor, la UPNA rinde tributo a su legado y alienta la promoción de la igualdad de género en la ciencia, recordando que la pasión, la perseverancia y la dedicación pueden abrir las puertas a descubrimientos extraordinarios.

bottom of page